Utilidad de las puertas cortafuegos

Las puertas cortafuegos, como su nombre lo indica, son puertas elaboradas con distintos materiales, pueden ser de madera, de metal o de vidrio y su función es la de proteger los domicilios del fuego y evitar que se propaguen por el inmueble, ya sea un edificio, oficinas, o centros comerciales. Esta característica única que poseen hace que la tendencia a usarlas habitualmente vaya en aumento.

Puertas Cortafuegos

Como hemos señalado anteriormente, estas puertas tienen la función de impedir que un incendio se propague por toda una edificación, además, su diseño especializado permite que la gente escape del siniestro a través de estas puertas. Estas puertas son conocidas también con las siglas RF, que quieren decir “Resistentes al Fuego”

Entre la variedad de estas puertas cabe destacar que una de las más utilizadas son las puertas metálicas, ya que estas puertas resisten las altas temperaturas en un incendio por un prolongado periodo de tiempo. Deben resistir temperaturas hasta los 180ºC, además, deben cumplir la función de que, cerradas, no deben dejar pasar gases tóxicos a través de ella, un fallo como estos en una puerta RF, y la gente podría morir.

Funcionamiento de las puertas cortafuegos

Las puertas cortafuegos tienen una especie de división que funciona como una barricada contra el calor del incendio, esta división evita que el fuego pase a través de la puerta, por ende, evita su propagación y su avance por la edificación, si el incendio es demasiado grande, obviamente estas puertas no lo resistirán, pero logran que al menos, el incendio se retrase, este tiempo valioso permite a la gente salir de la edificación y da un poco más de tiempo para que los bomberos lleguen.

Es obligatorio que estas puertas cuenten con un mecanismo de cierre automático, es decir, que si una persona pasa a través de la puerta, debe cerrarse sola para que no quede abierta, ya que, si se presenta una emergencia y la puerta no cierra sola, no cumple su función y entonces viene la catástrofe, otra cosa a destacar, estas puertas nunca, pero nunca deben estar obstruidas por ningún objeto que impida la libre circulación por ellas, así como tampoco nunca deben estar cerradas bajo llave o dispositivos de bloqueo, es por ello que son de emergencia, para que estén abiertas en todo momento y cumplan su trabajo.

Rasgos distintivos de las puertas cortafuegos

Estas puertas han sido planteadas para que dividan espacios sumamente grandes, ya que el objetivo de las puertas cortafuegos es que un incendio no se propague por una edificación con rapidez. Además, su durabilidad es muy destacable, pueden usarse muchas veces y siempre hará su trabajo.

La puerta RF funcionan de tres modos: manual, semiautomático o automático. Cabe señalar que no importa en qué modalidad esté trabajando la puerta mientras esté siempre lista para su función: permitir que las personas salgan de un edificio en llamas y contener un incendio el mayor periodo de tiempo posible, está de más decir que la instalación sea perfecta, ya que tiene que ir sellada por cierres para que los gases que emite el incendio no pasen entre las habitaciones.

Utilidad de las puertas cortafuegos

Estas puertas utilizan a menudo tecnología electromagnética para que se logre el objetivo de sellar la puerta en caso de un incendio. Su funcionamiento radica en que no debe pasar ni el fuego ni los gases que lo acompañan, si alguno de estos dos elementos pasan a través de la puerta, la puerta no sirve, falló en su objetivo, por lo que puede poner en riesgo a las personas dentro del establecimiento, para que esto no pase, estas puertas son sometidas a pruebas de seguridad muy rigurosas, para que siempre estén las mejores puertas colocadas en los locales y comercios.

Ejemplos de puertas cortafuegos

Existen dos tipos de puertas cortafuegos principalmente:

Puertas de hoja; son las más comunes y las que podéis ver en los establecimientos con frecuencia, están hechas con dos planchas de acero rellenas con aislantes térmicos, que impide que el fuego y el calor no pasen de una plancha a otra, con este sistema de aislación térmica le dan a estas puertas una resistencia al fuego formidable.

 

Puerta de guía: estas puertas están hechas de materiales galvanizados, estas puertas son hechas a la medida ya que tienen que ponerse de acuerdo al agujero que dejaron para instalar dicha puerta, por lo demás, al igual que la puerta de hoja, su resistencia al calor y al fuego es muy alta, lo que esta puerta es de excelentes prestaciones.

Mantenimiento de las puertas cortafuegos

Como os habéis dicho anteriormente, estas puertas son sometidas a pruebas muy rigurosas, por lo que el mantenimiento de estas puertas debe ser impecable, ya que se debe asegurar que todo el conjunto de la puerta y sus sistemas de seguridad están a punto y en óptimas condiciones, para que en el caso de un incendio no fallen en su cometido, algo imprescindible es que su sistema de cierre esté en el 100% de sus condiciones.

Cuando se valora el estado de una puerta RF, hay que revisar que estas no tengan golpes, abolladuras, que cierren correctamente, que no estén descuadradas, cualquier daño físico habrá que reportarlo ya que pueden afectar seriamente el desempeño de la puerta.

Los componentes y sistemas de la puerta deben estar al 100% en buen estado, tales componentes son sus cerraduras, los vidrios si tiene, las manijas, las bisagras, entre otros, si hay problemas con estos u otros componentes, se deberán solucionar inmediatamente.

La propiedad del cierre automático es imprescindible que siempre funcione con estas puertas, para aseguraos de que este cierre automático esté en correctas condiciones, se evalúan la velocidad con la que las puertas se cierran, si hay obstáculos en la puerta o cerca de ella, revisar si los marcos están firmes y si las puertas están bien sujetadas a los mismo, así como el ajuste de las puertas al piso, ya que, por la puerta cerrada no debe pasar nada, ni una mínima cantidad de aire, cualquier avería que tenga la puerta podría causar mucho daño en caso de una emergencia.

Si la puerta se usa con frecuencia, su vida útil podría irse reduciendo, por lo que la media de vida útil de las puertas cortafuegos es de unos 20 años más o menos, pero, es recomendable cambiarlas antes que lleguen a ese periodo de tiempo.

Si ha llegado la hora en que se ha de reparar una puerta de estas, es imprescindible que se hagan con piezas y materiales originales, y señores, por favor, hay que pagar lo que cueste una reparación completa ya que una reparación con materiales de mala calidad podrían causar problemas a futuros y después os va a salir demasiado caro, ya que, si se produce un incendio y la puerta no cumple con su función y el incendio se propague por una edificación, el riesgo de las personas es extremadamente alto.

Llame a las autoridades competentes en seguridad para que le hagan inspecciones y pruebas de mantenimiento, si las puertas reprueban estos controles, deberán ser sustituidas inmediatamente o en su defecto, deberán ser arregladas con la urgencia del caso, es mejor reprobar pruebas de calidad a que ocurra un incendio y haya pérdidas de vidas por negligencia.